Triunfo constitucionalista, mayoría independentista

La noche del 21 de diciembre, Catalunya escogió su destino en medio de uno de los ambientes políticos más complejos de su historia. Fue una noche de victoria para C’s, que con 37 escaños coronó un crecimiento constante desde 2006. Pero también fue una victoria del bloque independentista JxCat, ERC y CUP, que sumó 70.  El número inédito de escaños (37) conseguidos por Ciutadans puede pesar poco de cara a unir a una comunidad que se mantiene fracturada. El discurso de la candidata Inés Arrimadas de armar un solo corazón donde cupieran “la bandera española, la catalana y la europea” convenció a más de un millón de catalanes, pero no a los suficientes para llevar a cabo su propuesta.

La grieta de Catalunya llega a las urnas

“Independentistas”, “constitucionalistas”, “libertad”, “violencia”, “paz”, “conflicto”. Son palabras que se han vuelto parte de un discurso que escuchan a diario los ciudadanos de Catalunya. Radicalmente diferentes unas de otras, han definido un ambiente político polarizado. Si no quieres una Catalunya independiente, quieres que siga como está con el Estado español. Si no estás a favor de la causa, estás en contra de ella. El proceso que ha seguido la comunidad autónoma ha dejado una grieta con aproximadamente un 50% de la población de cada lado. Habrá dos ideologías que competirán en las urnas el 21-D. De un lado de la grieta estarán los que buscan la independencia. Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Junts pel Catalunya (JuntsxCat) y la Candidatura d’Unitat Popular (CUP) representan al sector de la población catalana que desde 2010, con el fallo del Tribunal Constitucional a favor del recurso que el PP hizo contra el Estatut de 2006, comenzó a distanciarse del Estado.

La segunda vuelta del 1 de Octubre

En la primera aparición en campaña de Carles Puigdemont desde Bruselas ya apuntaba con el discurso central que acompañaría al partido hasta el 21 de diciembre: “El 1 de octubre fue una de las jornadas más sentidas que recordaremos siempre porque vencimos al miedo y a la violencia". 

Repasa en esta línea de tiempo todos los acontecimientos que derivaron en la destitución del gobierno de Catalunya y en la convocatoria a elecciones con la cual el gobierno central espera normalizar la crítica situación política que se vive actualmente.

La carrera de Ciudadanos hacia la Generalitat

Ciudadanos empezó la campaña electoral de cara al 21-D en un acto en Poblenou el 4 de diciembre, además de la principal representante del partido Inés Arrimadas, también contó con la participación del presidente Albert Rivera. Desde el acto inicial hasta el día de hoy Ciudadanos no ha dejado de aumentar su ventaja en la primera posición.

El camino de los “comuns” al 21-D

Con una campaña más bien austera y centrada en las redes sociales, Catalunya en Comú-Podem buscó revertir los malos augurios de las encuestas. Dicen que “tienen la llave” para destrabar la coyuntura política catalana.

Iceta quiere cerrar heridas y dejar atrás el pasado

A Iceta sus asesores le han pedido que no baile en esta campaña, pero él ha afinado sus pasos de otra manera con su experiencia política. Con propuestas para mejorar la economía y  su profesionalismo, Miquel Iceta hace un llamado a todo Catalunya: “trabajemos todos juntos ahora” para cerrar las heridas y dejar atrás el pasado

La apuesta electoral de ERC: convertirse en líder del nuevo Govern

Sin su cabeza de lista, ERC se propuso el desafío de constituirse en el partido que, de ganar, lidere el bloque independentista dentro del Parlament. Sin los votos que podría haberle conferido una alianza electoral con el PDeCat, apostó por capturar los votos independentistas necesarios para lograr una victoria legitimadora frente a Cs. 

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑